martes, 16 de enero de 2018

WILLIAM DATHAN HOLBERT: WILD BILL, EL ASESINO DE BOCAS DEL TORO

No se sabe con certeza el motivo por el cual la provincia panameña de Bocas del Toro fue bautizada así. Algunos lugareños afirman que se debe al nombre del último cacique que habitó la región, ‘Boka Toro’, un luchador de carácter temperamental. Otros, sin embargo apuntan a la denominación que hizo Cristóbal Colón del lugar cuando llegó en 1502 y divisar un peñasco, el cual tiene la forma de un “toro acostado con la boca abierta”. Otra acepción es que el ruido que surge del golpeo de las olas sobre los peñascos se asemejan al bramido de un toro enfurecido.

Sea como fuere, esta zona costera paradisiaca y tranquila es elegida por algunos estadounidenses adinerados para invertir y como no, para descansar pero el descanso fue perturbado durante dos años y medio no por un toro, sino por una bestia humana, apodada como ‘salvaje Bill’ que eligió esa zona para cometer sus crímenes. ¿Qué mejor lugar para matar y apoderarse de los bienes de sus víctimas y no ser descubierto que un lugar perdido en la costa panameña?
William Holbert y Laura Reese
A finales de 2007 el ‘salvaje Bill’ puso rumbo a Panamá junto a su esposa Laura Michelle Reese, huyendo de la justicia estadounidense. Por lo visto, William vendió presuntamente una propiedad de la que no era el titular en Carolina del Norte, del robo de un vehículo y usar nombres falsos para evitar a las autoridades en un total de seis estados.

A su llegada al país centroamericano, tanto él como su esposa cambiaron sus nombres –William Cortez y Jane Cortez-  y se pusieron manos a la obra, al acecho de ricos empresarios paisanos suyos para hacer “negocios”, dispuestos a “comprar” propiedades.
En diciembre de 2007 la pareja criminal vio un anuncio en el que se vendía una finca. Contactó con el propietario, Michael Brown quien se ofreció a hospedar al falso matrimonio Cortez.por unos días. Brown convivía con su esposa y su hijo de 18 años. Una vez ganada su confianza y sacarles la información que le interesaba (dinero en efectivo y depósitos bancarios) los mató uno por uno, el mismo día, en momentos diferentes, de un tiro en la cabeza y con alevosía. El mismo ‘salvaje Bill’ hizo el esfuerzo de cavar las tumbas en la propiedad. Después de enterrar los cuerpos, la finca pasó a llamarse ‘Hacienda Cortez’ y para no levantar sospechas a los vecinos del lugar les hizo saber que los Brown le habían vendido la propiedad y se habían marchado al extranjero.

La cuarta víctima

Bo Icelar, de 58 años de edad tenía dos fincas en Aguacate, el mismo término municipal donde se ubicaba ‘Hacienda Cortez’. Las propiedades figuraban a nombre de la sociedad Iguana Limited Corporation.

Un día de marzo de 2009, el ‘salvaje Bill’ contactó con él para hacerse con una de las fincas. En la residencia habitual, mientras negociaban el precio, Bo corrió la misma suerte que los Brown. A traición, el asesino le disparó en la nuca. Después de eso, cavó una fosa y lo enterró. Seguidamente se apoderó de las escrituras de la propiedad.

La quinta y última víctima

William Holbert y su esposa estaban desatados. Se habían integrado completamente al lugar y a sus gentes, incluso organizaban fiestas en ‘Hacienda Cortez’. Habían entablado amistad con varias personas, entre ellas con Cheryl Hugues, quien le había confesado a Bill que se sentía muy deprimida, ya que su marido tenía una amante y ella quería vender el hotel que regentaba e irse de Bocas del Toro y, como no podía ser de otro modo, al ‘salvaje Bill’ se le dibujaron el símbolo del dólar en sus pupilas, por lo que una noche de abril de 2010 invitó a su amiga a cenar en ‘su’ finca, aprovechando que Laura se encontraba de viaje. Organizó el banquete –sepultura incluida- y después de la velada, con sangre fría y alevosía la mató con el mismo ‘modus operandi’ que las anteriores víctimas, de un tiro en la nuca. Tras enterrar el cuerpo, se hizo con su teléfono móvil y mandó el siguiente mensaje a sus contactos: “Me voy a otro país en velero”.

Y como no, se hizo con el hotel y los bienes de Cheryl. Para celebrarlo se fue con la Sra. Cortez de vacaciones al fresco de las montañas en Boquete, pero allí, en su descanso recibió la llamada de un amigo advirtiéndole de que la policía le buscaba.
Finca robada a Cheryl Hugues


Denuncia, juicio y sentencia

El 12 de julio de 2010, Keith Martin, presentó una denuncia ante la policía por la desaparición de su esposa, Cheryl Hugues. Hacía meses que no sabía nada de ella y sospechaba que William Holbert tenía algo que ver.
Los investigadores encontraron el cuerpo de Cheryl enterrado en la finca de ‘Hacienda Cortez’. Rápidamente cursaron una orden internacional de búsqueda y captura.
A finales de julio de 2010 los ‘Señores’ Cortez fueron detenidos en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, confesando Holbert todos los crímenes con pelos y señales.
En julio de 2017 tuvo lugar el juicio y el 14 de agosto se hizo pública la sentencia, en la que William Holbert fue condenado a 47 años y un mes de prisión y su esposa Laura Reese a 26 años y 4 meses por complicidad.


martes, 7 de noviembre de 2017

SERGIO MORATE: CRONOLOGÍA DEL DOBLE CRIMEN DE CUENCA

- 6 de agosto de 2015. Desaparecen dos mujeres en Cuenca: Laura del Hoyo y Marina Okarynska, de 24 y 26 años respectivamente. Son amigas. También desaparece un exnovio de Marina, Sergio Morate. Se sospecha que él tiene algo que ver con las desapariciones, puesto que se sabe que ellas iban a recoger unas pertenencias al domicilio de Morate. Además, estuvo condenado por secuestro y agresión sexual.
- 12 de agosto 2015. Se hallan los cuerpos sin vida de las dos jóvenes semicubiertas por cal, en una poza en el nacimiento del río Huécar, a dos kilómetros de la población de Palomera, de donde son oriundos los padres de Morate y donde también tuvo secuestrada a su exnovia. Al parecer comentó a su familia días antes de la desaparición que quería marcharse a algún país que no tuviera tratados de extradición con España.
- 13 de agosto 2015. Morate es detenido en Lugoj (Rumanía). Tras una orden de búsqueda y captura vía Interpol, la policía española le seguía el rastro desde que cruzara la frontera por Portbou. Una vez en Francia conectó su teléfono móvil, que fue interceptada la señal por los investigadores hasta dar con él en Rumanía. La policía rumana asaltó la casa de un amigo del sospechoso, Istvan Horvath y su mujer Valeria donde se refugiaba Morate. Los tres fueron detenidos. Horvath salió en libertad a las pocas horas, aunque es sospechoso de encubrimiento.
- 2 de setiembre 2015. La Alta Corte de Casación y Justicia de Bucarest aprueba su entrega definitiva a España pese a la demanda de Morate de no ser extraditado puesto que cree que ya se le considera culpable del doble asesinato y no tendría un juicio justo. Asimismo, ha llegado a expresar que teme por su vida.
- 5 de setiembre. Es extraditado a España.
- 6 de setiembre. Comparece ante el juez en Cuenca y se acoge al derecho de no declarar.  Se le decreta prisión provisional comunicada y sin fianza, por lo que ingresa en el Centro Penitenciario Madrid VII, de Estremera.
- 23 de octubre 2017. Se inicia el juicio contra Morate. Se niega a declarar. Durante una semana tendrán lugar varias sesiones, en las que diversos amigos y familiares, tanto de las víctimas como del acusado, y demás peritos forenses y policiales aportarán pruebas del caso. Los informes de las autopsias dictaminan que Marina fue golpeada con un objeto contundente antes de ser estrangulada por una brida. Laura, al presenciar el crimen, probablemente intentó huir pero tras darla alcance Morate y forcejear con él, corrió idéntica suerte que su amiga, siendo asesinada de la misma forma.
- 26 de octubre 2017. Durante la cuarta sesión del juicio, la prueba clave que puede condenar a Morate es una garrafa de agua encontrada en el lugar donde fueron enterrados los cuerpos de Laura y Marina, la cual contiene ADN del acusado en la boquilla, de la que pudo beber.
- 29 de octubre 2017.  El jurado popular que juzga a Morate, lo declara culpable por unanimidad.
- El 7 de noviembre de 2017, la Audiencia Provincial de Cuenca condena a Sergio Morate a un total de 48 años de prisión por el doble asesinato a Marina Okarynska y Laura del Hoyo. Por el primer crimen cumplirá 25 años de condena, la pena máxima legal, con el agravante de parentesco y género. Por el segundo, 23 años.

sábado, 26 de agosto de 2017

LA MATANZA DE PUERTO HURRACO

Las vacaciones estivales estaban dando los últimos coletazos en muchos rincones de España. Miles de ciudadanos se disponían a regresar de los lugares donde habían descansado, de sus pueblos de origen que abandonaron en su día para emigrar, como es el caso de Puerto Hurraco, que se teñiría de rojo por una noche y de oscuro para siempre.

La noche del 26 de agosto de 1990, los hermanos Izquierdo armados con sus respectivas escopetas de caza bajaban andando y en silencio por la calle Carrera, provenientes de su residencia en Monterrubio de la Serena, a 10 kilómetros de Puerto Hurraco, dispuestos a perpetuar reminiscencias de aquella España gris de antaño, la de los ajustes de cuentas por tierras, venganzas, honores, desamores o quien sabe si todo a la vez. Pocos minutos después de las diez de la noche, y a sabiendas de que a esa hora buena parte de los habitantes de la pedanía y por ende de la familia Cabanillas se encontraban en la calle, Emilio y Antonio se detuvieron en la confluencia con la plaza del pueblo y dispararon varias veces sobre dos niñas, Encarnación y Antonia Cabanillas, de 14 y 12 años, hijas de su mayor enemigo, Antonio Cabanillas, que mueren en el acto. El siguiente en sufrir los disparos fue Manuel Cabanillas cuando iba a auxiliar a las niñas. Disparaban contra toda persona que se moviera, con el objetivo de aniquilar al máximo de personas posible del pueblo.

De pronto, los disparos cesaron. Entonces algunos vecinos salieron de las casas o de cualquier otro refugio improvisado donde se habían podido esconder e intentaron auxiliar a las víctimas, pero los “cazadores” abrieron fuego otra vez sobre todo aquel que se prestara a ayudar.

Jesús Cabanillas, se encontraba en el coche esperando a su padre, Manuel. Al escuchar los disparos, los gritos y gente correr vio como su progenitor y otro hombre caían abatidos por los tiros. Salió del vehículo y se refugió en casa. Cuando callaron las escopetas, salió y recogió a sus familiares heridos para trasladarlos al hospital de Don Benito. Casi al unísono, varios habitantes del lugar llamaron a la Guardia Civil de Monterrubio de la Serena para avisar de lo sucedido. Dos agentes acudieron rápidamente al lugar, pero también fueron recibidos por los disparos de los Izquierdo, hiriéndolos de gravedad, tras lo cual los hermanos asesinos huyeron hacia los montes cercanos. Poco después se desplegaron más de doscientos guardias civiles en la zona. Un helicóptero, agentes a pie, a caballo, en coche…recorrieron toda la noche los montes de la Serena para dar con el paradero de los asesinos, a los que dieron caza a las ocho y media de la mañana, que sin oponer resistencia fueron detenidos.

Juicio y sentencia

El juicio se celebró los días 17 y 18 de enero de 1994 en el que una de las cuestiones más importantes que se debatían hasta la fecha es si serían declarados dementes o no. El Tribunal, al respecto declaró que “no son enfermos mentales y su inteligencia está dentro de lo normal, hecho que ha quedado corroborado por la circunstancia de que eran capaces de manejar un rebaño de ovejas de unas mil cabezas. También tenían fincas arrendadas consiguiendo, a pesar de la crisis por la que atraviesa el campo, poseer una cartilla de ahorros con unos diez millones de pesetas”.

Además, el juez también destacó que los acusados vivían en un grupo cerrado con otros miembros de la familia sin apenas contacto social con otras personas y que esto les llevó a alimentar sus propias fobias y obsesiones que aumentaron en 1984 tras la muerte de su madre a causa de un incendio en su casa, que atribuyeron a la familia Cabanillas, con los que estaban enemistados desde hacía muchos años, llegando a odiar a todo el pueblo. Aunque también destacó "un primitivismo cultural y un empobrecimiento afectivo que determina el desprecio por la vida humana".

Los dos hermanos confesaron ser los autores. En ningún momento negaron los hechos, es más en sus declaraciones siempre admitieron ser los autores y que en caso de no ser detenidos hubieran regresado al pueblo tras su huida al monte para matar a más personas.

Emilio Izquierdo, de 59 años de edad y Antonio Izquierdo, de 55 fueron condenados a una pena de 684 años de prisión y 300 millones de pesetas de indemnización a las víctimas, por la muerte de nueve personas y otras seis heridas.

Las hermanas Izquierdo

Otro punto de controversia que tuvo el suceso fue la posible intervención indirecta en los crímenes de las hermanas de Antonio y Emilio, Luciana y Ángela, que tras lo ocurrido huyeron por miedo a posibles represalias de la gente del pueblo, pero fueron detenidas días después en la estación de Atocha de Madrid. La fiscalía, en un principio las imputó por un delito de inducción en los crímenes perpetrados por sus hermanos pero dos años después, el juez no encontró pruebas para condenar a las acusadas, aunque fueron recluidas en una institución psiquiátrica al ser diagnosticadas de trastorno paranoide delirante compartido.

Los antecedentes

El odio que fueron larvando los cuatro hermanos Izquierdo se remontaban a los años 50 del pasado siglo -hay quienes dicen que incluso mucho antes- y comenzaron por una disputa por las lindes de unas tierras de cultivo, sembrando así un rencor que perduraría durante cuatro décadas.

Amadeo Cabanillas y Luciana Izquierdo vivieron un romance, llegando incluso a prometerse, según algunas fuentes, y según otras no hubo tal romance, sino rechazo de Amadeo sobre Luciana. Aún así, parece ser que Luciana se sume en una profunda depresión y Jerónimo jura vengar el honor de su hermana. Un día, aprovechando la oscuridad de la noche –como hicieran sus hermanos 23 años después- asaltó a Amadeo en plena calle dándole muerte. Fue condenado a 14 años de prisión.

Diecisiete años después, la madre de los Izquierdo moría en un incendio en su propia casa de Puerto Hurraco, al parecer provocado pero sin que se pudiera demostrar quién lo hizo –se sospecha que fueron las hermanas Izquierdo, con el objetivo de inculpar a los Cabanillas- considerando los hijos de la fallecida un acto de venganza de los Cabanillas encubiertos por todo el pueblo, por lo que se reservaban el turno de represalia.

Poco después de recobrar la libertad, Jerónimo intentó asesinar a Antonio Cabanillas, clavándole un cuchillo en el cuello como venganza por la muerte de su madre. Fue recluido en un psiquiátrico el 8 de agosto de 1986 por este hecho, suicidándose nueve días después.


El fin de los Izquierdo

Luciana Izquierdo, la mayor de los hermanos, la personalidad más fuerte del clan y de gran influencia para ellos, falleció en el psiquiátrico de Mérida a la edad de 77 años, el 13 de enero de 2005, por causas naturales.

Meses después del fallecimiento de Luciana, Ángela muere también por causas naturales a la edad de 64 años.

Emilio Izquierdo falleció el 13 de diciembre de 2006, a la edad de 72 años, en el módulo de enfermería de la prisión de Badajoz, por problemas de corazón que arrastraba desde hacía un tiempo.

El 25 de abril de 2010 muere Antonio Izquierdo, con 72 años. Se suicidó en el módulo de enfermería de la cárcel de Badajoz, ahorcándose con unas sábanas anudadas.

Los cinco hermanos Izquierdo no tuvieron descendencia. Su linaje acabó con la muerte del último de los hermanos, Antonio, por lo que no pudieron dejar en herencia el odio que llevaron durante toda su existencia.



sábado, 19 de agosto de 2017

FREDY ARMANDO VALENCIA: EL MONSTRUO DE MONSERRATE

Fredy Armando Valencia, de 34 años de edad, un colombiano indigente de Bogotá fue detenido el domingo 29 de noviembre de 2015, cuando la policía fue alertada por unas personas que estaban construyendo un cambuche (chabola) en una zona de los cerros de Monserrate, al sentir un olor nauseabundo. Al personarse los policías y registrar el lugar, encontraron el cuerpo de una mujer en estado de descomposición.

Tras rastrear el lugar dieron con los restos óseos de tres mujeres más descuartizados en un cambuche habitado por Freddy Armando, quien confesó ser el autor de estos crímenes y de otros tres.

Las víctimas corresponderían a mujeres indigentes y toxicómanas menores de 30 años, a quienes el asesino conocía en algún barrio marginal de Bogotá, donde se ofrecía a proporcionarles ayuda, dándoles cobijo a cambio de sexo. Las que no aceptaban eran asesinadas.
Fredy Armando Valencia, apodado el 'monstruo de Monserrate'.
Foto: Twitter @PoliciaBogota
Fuentes policiales aseguraron que Freddy es un hombre violento, perteneciente a una familia acomodada, sin antecedentes penales y con estudios universitarios.  Al parecer tras un desengaño amoroso, comenzó a consumir drogas exageradamente y que le llevaron a vivir en la indigencia. Su madre falleció y desde hace unos años no mantiene relación alguna con su padre y hermana.

En mayo de 2017, Fredy Armando Valencia fue condenado por un tribunal colombiano a 36 años de prisión por el asesinato de 8 mujeres. Seis de ellas pudieron ser identificadas en las autopsias practicadas por los forenses, no así las otras dos víctimas, debido al deterioro y descomposición de los cuerpos.




Fuentes:
https://www.minuto30.com/condenan-a-36-anos-de-carcel-al-monstruo-de-monserrate-por-asesinar-a-ocho-mujeres-en-bogota/393538/